Cuentos de la Alhambra, de Washington Irving

30 octubre 2008

 

Recuerdo de este libro, Cuentos de la Alhambra, de Washington Irving, que cuando lo leí por primera vez, me dejó un aroma a las Mil y una noches, pero estos cuentos y leyendas acerca de la Alhambra y de algunas de sus dependencias, son muchas de ellas recogidas por Irving de lo que le iban contando la gente que conoció durante su estancia en Andalucía. En las que destacan algunas historias como: La leyenda de las tres hermosas Princesas, o La leyenda del astrólogo árabe o la Leyenda del Gobernador y el Escribano.

Washington Irving, que fue uno de los precursores de los estudios hispánicos en Estados Unidos, el más célebre escritor americano en su época, que conoció a Walter Scott, supo transcribir el misterio, la leyenda y la magia de los años en los que estuvo en España, siendo un fiel cronista de la España de principios del siglo XIX.

Quizás a los jóvenes no les diga nada el nombre de Washington Irving, pero seguro que les suena uno de sus famosos cuentos, el titulado La leyenda del jinete sin cabeza, del que Tim Burton se basó para su película titulada Sleepy Holow.

Ficha:

Lengua: Castellano

Editorial: Alianza Editorial

Colección: PK literatura

Encuadernación: Tapa blanda

ISBN: 978-84-206-3904-8

Anuncios

La Atlántida, de Pierre Benoit

7 septiembre 2008

 

Recuerdo haber leído este libro por primera vez cuando lo descubrí en la biblioteca de mi padre,  de la cual me surtí de mis primeras lecturas en serio, con autores que ahora no se nombran casi en ningún sitio y, que en aquella época debían  de ser noticia aunque yo no era muy consciente de ello, recuerdo algunos autores que mi padre compraba constantemente, como Böll, Nevil Shute,  A.J. Cronin, Frank G. Slaughter, Giovanni Papini, Thomas Mann, Somerset  Maugham, Dapnhe du Maurier, por no decir de Morris West, Milka Waltari, Irving Wallace, y un largo etcétera que ahora mucha gente no sabe ni que existieron.

Pues esta novela, La  Atlántida, de Pierre Benoit, en aquel momento me transportó a países exóticos donde son posibles toda clase de aventuras, esta vez en África, que es donde Benoit  sitúa a la mítica ciudad que yo creo que se invento e imagino Platón en los dos diálogos en que aparece descrita, en Critias y Timeo y, que dio lugar al fabuloso mito de La Atlántida situada por escritores, historiadores e incluso arqueólogos en  numerosos  sitios del mundo, pero jamás encontrada y que dio lugar a muchísimos títulos donde La Atlántida es protagonista, desde Francis Bacon hasta otros escritores.

Se trata de la más insólita aventura de  dos oficiales franceses que salen a buscar a un compañero arqueólogo perdido en el desierto del Sahara y los cuales son raptados y llevados a la presencia de la Reina Antinea, la cual seduce a jóvenes y una vez conquistado los convierte en estatuas de oro. Uno de los oficiales se deja seducir y produce la muerte de su compañero.

Esta novela que reúne las dosis convenientes de aventuras, exotismo, pasión, amor, no era sino un verdadero folletín de la época, editada en 1919, pero con una buena base literaria que le valió a su autor el reconocimiento con el premio de la Academia Francesa y que posteriormente fue llevada varias veces a la gran pantalla con mayor o menor fortuna.   Me agradó volverla a releer después de tanto tiempo.

Pongo la portada de una edición francesa ya que no encontré ninguna de las ediciones españolas.

Ficha:

Lengua: Español

Editorial: Debate

Año: 1994

Edición: 1ª en bolsillo

Páginas: 240

ISBN: 84-7444-768-2