Pura Anarquía, de Woody Allen

11 mayo 2008

Pura anarquia

Hay algunos/as que creen que Dios es Willy Wilder, yo creo que es Woody Allen, porque aparte de ser uno de los mejores directores de cine actual, sino el mejor, un buen actor, dramaturgo, que no lo hace mal con el saxo, es muy buen cuentista, lo cual confirma que es un autentico genio.

Sabe como pocos parodiar el mundo actual, con un humor ácido, sin caer en la petulancia. Después de 25 años vuelve a publicar una serie de cuentos a cada cual mejor, dejando constancia de su buen hacer literario. He leído sus cuentos y muchos de sus guiones y siempre destila un humor culto y al mismo tiempo desternillante,, con sus referencias constantes a la psiquiatría, el sexo, la religión, la cultura.

Todos los cuentos son extraordinarios y siguen la línea que había marcado con Sin Plumas (Barcelona 1988). Es un libro que se hace corto, se ríe uno continuamente con las historias que describe; una sastrería donde hacen trajes con diversos olores, el dedicarse a escribir frases personalizadas por internet, historias que ponen a la vista el verdadero ingenio de Woody Allen, al cual ya se le considera un clásico vivo. Retrata con suma ironía la sociedad americana y se ríe de esas personas que habiendo triunfado en los negocios o que se creen más cultos que nadie, o de los que están en la cresta de la ola, que se creen sus propias mentiras y grandezas, y terminan siendo personajes vacios y arrogantes.

Ficha:

Lengua:CASTELLANO
Encuadernación:Tapa blanda
ISBN: 9788483830109

Editorial: Tusquets
Colección: ANDANZAS
Nº Edición:1ª
Año de edición:2007
Plaza edición: BARCELONA

Otras obras que poseo del mismo autor:

Annie Hall.

Como acabar de una vez por todas con la cultura.

Hannah y sus hermanas.

Manhattan.

No te bebas el agua.

Perfiles.

Sin plumas.

Sueños de un seductor.

Todo lo que quiso saber sobre el sexo y jamás se atrevió a preguntar.

Zelig.